¿Sabes cómo cuidar un piercing correctamente?

¿Sabes cómo cuidar un piercing correctamente?
7 mayo, 2015 FarmaciaCuenca136
cuidar piercing en nariz

Al igual que un tatuaje, un piercing mal cicatrizado puede provocar efectos indeseables. Desde FarmaciaCuenca136 creemos que seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios es el mejor consejo para saber cómo cuidar un piercing correctamente.

En pleno verano se triplica el número de personas que se realizan perforaciones para “lucir piercing”, a pesar de ser la época más adversa ya que requieren una serie de cuidados y precauciones complicadas de seguir en la época estival. Y, para poder lucirlo correctamente, lo primero es saber cómo cuidar un piercing de la manera adecuada desde el minuto uno dependiendo de cada zona del cuerpo.

Breve historia de los piercing

Aunque así lo parezca, no se trata de una moda reciente ya que pueblos de Centroamérica como la cultura Maya, desde hace miles de años utiliza perforaciones en orejas, labios, nariz y genitales, actividad con la que comenzaban muchas de sus ceremonias religiosas.

¿Cuándo, cómo y por qué se retomaron los adornos corporales en nuestra cultura? Para obtener respuesta debemos situarnos en el Londres de finales de los años 70’ cuando el movimiento punk estaba en auge. Lo que comenzó con simples imperdibles se convirtió en un combinado de perforaciones faciales y corporales que se terminó por asociar con las personas y colectivos más radicales y contestatarios de la sociedad.

 cuidar tu piercing

Hoy en día, este carácter “marginal” se ha visto reducido, convirtiéndose en una normalidad y resultando realmente difícil no encontrar a una persona sin algún “adorno” ya sea un pendiente, una dilatación o un tatuaje. Pero ¿qué opinan los médicos y profesionales sanitarios acerca de su uso?

Expertos como la profesora de Estomatología de la Universidad de Murcia, Pía López Jornet, indican que es necesario que todas las personas que deseen una perforación deben conocer por lo menos los peligros que ésta supone. Independientemente del riesgo, mucha gente se las hará igualmente, atraídos por considerarlo de forma errónea un “adorno temporal” frente al eterno tatuaje. Pocas veces se cae en la cuenta de que el piercing también dejará una cicatriz de por vida cuando la persona desee quitárselo, o que se puede ser alérgico al metal del adorno. “No recomendamos ninguno, porque todos suponen un traumatismo externo. El más aceptable es el de toda la vida [en el lóbulo de la oreja]” señala Lluis Puig, del departamento de Dermatología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

Cuidar un piercing: cicatrización y zonas de riesgo

La cicatrización es lenta para los piercings ubicados en la parte superior de la oreja y en la nariz debido a que se tratan de zonas compuestas por cartílagos, por lo que es habitual que se formen lesiones abultadas durante su proceso de cicatrización. En cuanto a los piercings ubicados en la oreja, hemos de tener en cuenta la proximidad del pelo, así como la presión contra la almohada al dormir, y en el de los piercings en la nariz hay que destacar que se trata de una zona propensa a las infecciones y de difícil tratamiento porque, al tratarse de una zona cartilaginosa, no le llega suficiente flujo sanguíneo y es más difícil que cualquier antibiótico aplicado cause efecto.

cuidar un piercing_ombligo

Un piercing en la lengua o en el labio está considerado por los dentistas como una auténtica “bola de demolición” porque puede causar serios problemas dentales y gingivales, además de exigir un riguroso y continuo cuidado. Los piercings que más dificultades de curación presentan son los ubicados en el ombligo por encontrarse en una zona que necesita un estricto cuidado higiénico por encontrarse en una zona con pliegues en la piel. La ropa es otro factor al que se debe prestar atención si se lleva un piercing de este tipo, ya que las camisetas estrechas y los pantalones de tiro alto y apretado pueden causar complicaciones.

Aunque los efectos posteriores a la perforación y durante el proceso de cicatrización sean adversos, el número de jóvenes que se realizan piercings no para de crecer. En este sentido, médicos y especialistas apuntan a que el mejor consejo que se puede dar es el de conocer los riesgos que conlleva su utilización. Desde FarmaciaCuenca136 te recomendamos tener precaución con este tipo de prácticas, y que consultes con un profesional sanitario en caso de cualquier molestia o duda sobre cómo cuidar un piercing.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*