Evita que tu tatuaje se convierta en una fea cicatriz

Evita que tu tatuaje se convierta en una fea cicatriz
6 mayo, 2015 FarmaciaCuenca136
Como evitar que tu tatuaje se convierta en una fea cicatriz imagine

Un tatuaje es  una herida sobre la piel y como tal necesita ciertos cuidados para prevenir infecciones y  luzca sano y limpio. Evita que tu tatuaje se convierta en una fea cicatriz. Desde FarmaciaCuenca136 te damos siete consejos para ahorrarte disgustos y malas experiencias.

1. Para empezar, no te quites el vendaje o el plástico protector (Sara Wrap o vinipel) que llevas en la zona tatuada, ya que tiene un gel antibacteriano que evitará su infección. Debes dejártelo durante tres horas para que absorba la sangre de la herida. Tras este periodo, lávate las manos y quítatelo con mucho cuidado para evitar que se sobrecaliente la zona.

2. Para limpiarlo, debes utilizar agua tibia y jabón neutro, evitando jabones perfumados o aquellos que contengan alcohol, así como paños o esponjas debido a su agresividad. Se recomienda limpiarlo suavemente con la mano entre dos y tres veces al día, sin dejar restos del jabón en la zona tatuada.

3. Seca la zona dando pequeños golpecitos con una toalla de papel limpia o gasa (menos propensión a las bacterias), pero no lo frotes ya que puedes abrir la herida o causar irritación en la zona.

4. El sol es el peor enemigo de un tatuaje reciente ya que puede llegar a irritar la piel. Una crema solar factor 50+ será tu aliada para protegértelo de los rayos ultravioleta, pero no podrás utilizarlo hasta la segunda o tercera semana por el elevado nivel de aceite que contiene. Por lo tanto, evita exponerte al sol de manera innecesaria: ya tendrás tiempo de ir a la playa o a la piscina y lucir un tatuaje sano y cuidado. En cuanto a esto último, cabe destacar que no puedes sumergir tu tatuaje durante tres semanas, ya que la inmersión lo dañaría de forma irreversible.

5. Dejar el tatuaje al aire libre es recomendable para facilitar su cicatrización. No lo cubras con ropa apretada.

6. Por mucho que te pique, no te rasques ni quites las costras o la membrana que se forma sobre el área. Ésta debe dejarse caer sola, y quitarla puede hacer que no cicatrice bien.

7. Bebe mucha agua para hidratar tu cuerpo y no olvides vigilar la zona en búsqueda de alergias o infecciones.

Tras un mes, la herida debe haber cicatrizado, pero aquí no acaba todo. Piensa que un tatuaje es de por vida y como tal, debes cuidarlo. Es imprescindible humedecerlo, protegerlo del sol, evitar las máquinas de rayos UVA y,  si sientes cualquier tipo de dolor o malestar, acude cuanto antes a un profesional sanitario para que lo revise. El tatuaje que más luce es aquel que más cuidado está.

Y lo más importante: tu tatuaje debe estar controlado por tu médico o personal sanitario especializado. Se trata de una herida que debe ser cuidada y vigilada por especialistas para que evolucione favorablemente y puedas lucirlo con normalidad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*